domingo, 23 de noviembre de 2008

Te extraño

Extraño todo de ti.

Ella se había permitido ser, la risa, frente a la luna, en medio de la noche, hasta el

amanecer.

El susurro suave, ondulando, en el eco de sus besos. Amaba hablar en voz baja y hacer

pausas, escuchando el silencio. Como si el silencio fuese el fiel amigo de los dos. Hablaba el.

Le había besado los ojos. Ese gesto.

Ser, estar, ahí . Entregada, en el infinito de sus ojos. En la caricia.

Sintiéndose.

Descubriéndose. Como si nunca antes hubieran existido.

3 comentarios:

Lasosita dijo...

Siempre, ese tono sensible tuyo. Una maravilla en letras!!

merce dijo...

Muchas gracias sosita, por leerme. UN ABRAZO.

Marisa dijo...

Me encantan tus palabras pintando sentimientos

Mi lista de blogs