sábado, 22 de noviembre de 2008

Reinventando




Quizá me canse escribir tristeza, cansa. Se que no conviene perder el tiempo, dandole cuerda,




es suficiente de momento. Hago pausa, respiro hondo. Busco, algo que inspire. Algo que me




toque por dentro. Una voz. Un color. La brisa que acaricia, algo tan sutil, y a la vez tan poderoso,




te dibuja, te moldea tocandote, recordandote quien eres, lo que eres. El paso se hace mas ligero,




la tristeza se diluye, otra emoción comienza a habitarte . El diafragma se hace amplio.




El aire fluye, en tí, rescatando tu propia felicidad. Toda esa reserva de felicidad que debemos




tener cada uno de nosotros, para compartir. Para disfrutar.




1 comentario:

Lasosita dijo...

Escribir tristeza, cansa; quizás oir ello, respirar es escribir esperanza. Un beso!

Mi lista de blogs