jueves, 15 de julio de 2010

Sombras

Imagen Joice Tenneson

Era tan tarde y quería escribir de miedos, de vidas, de amores, de dudas, algunas certezas, que en este momento se habían diluido suavemente, quizá para dejar protagonismo a las sombras ya bastante lejanas, pero todavía como suspiros habitando ese espacio, entre la nuca y los omóplatos, entre lunares, con disimulo.
Pero hoy alguna había resbalado sin querer hacia la boca del estómago, apretaba ahí, gritaba desde ahí, llamaba poderosamente su atención.
Aquel llanto sin brotar, la  mirada perpleja de desaprobación por parte de ellos, ellos, que sabrían ellos de las noches, de los días que esa mirada había moldeado a su antojo ese cuerpo pálido, esa mirada fue suficiente para enterrar bien adentro de su menudo cuerpo la risa, la primavera y el verso.
Las noches se convirtieron en días y los días en noche.
La caricia anhelada ausente, tanto, que se sentía desnuda de piel, la piel no estaba nutrida de la emoción dulce que abraza.
Es tarde para que acudan estas viejas historias sombrías, ellas las pobres no saben siquiera de donde vienen ni a donde van.
O quizá sí, saben que su dueña tenía que esmerarse, besar su propia piel, amarse para amar, crearse entera.
Cuando algo no existe se crea, se inventa, el trabajo duro, pero los frutos ricos, cada vez  menos sombra, más luz.
A ellos ahora ya puede abrazarlos, y poner  dulce sentimiento a aquella mirada que casi la mata.
Lástima que sea  tarde, pero tan presente, en el ahora.

23 comentarios:

Pluma Roja dijo...

No se, pero siento que la esencia de tu relato es la soledad. Pero es un relato muy bien hecho. Me gustó bastante.

Saludos cordiales,

reltih dijo...

sabes? me bamboleaste en claridad. magnifica profundidad...
besos

Luciano Arrabal dijo...

Vayan para Pontevedra unas palabras trasnochadas.
Hola merce. Es extraño tu texto. Creo que noto la extrañeza en la presición. No sé es solo una idea. Otros textos por los que he pasado, en este blog y vagamente recuerdo, recurren a la belleza de lo vago como imagen. A la impresición como estética. Pero en "Sombras", y mas alla de que sea una prosa le encuentro el sabor amargo de que duele lo que se dice mas que lo que no se dice. De todos modos. como un claroscuro, las zonas bien iluminadas delatan a las sombras. Me pregunto si las luces que generan esas sombras son, como en el cine, los artífices de las emociones de esas pieles.
Saludos desde Buenos Aires hacia Pontevedra, merce.

TORO SALVAJE dijo...

Me has hecho pensar en la vida como un camino hacia la sombra definitiva.
Cada vez más sombra.
Día tras día.

Besos.

Teresa dijo...

Gracias por este regalo, Merche. Me ha encantado tu escrito.

La mujer cuya expresión emocional y ya no digamos creativa era sometida por una sola mirada de quien ella otorgaba autoridad, la conozco. La memoria es cada vez más lejana, pero aún se agita en los genes de muchas de nosotras.

Puede trascenderse esta memoria aprendiendo esmeradamente a amarse a una misma y asi recuperar la fuerza, la voz, la expresión de la luz del alma.

Para eso nunca es tarde, el tiempo es ahora, y en este presente amarse y Ser.

Lo siento, me extendí un poco.

Te dejo un abrazo fuerte.

essaldir dijo...

Sucede que por alguna malformación personal, me atrae significativamente todo escrito con algo de oscuridad... la luz tambien me atrae en alguna medida... pero es en estos rincones en donde encuentro mas profundidad... que buenas sombras... y con un atisbo de luces nacientes.

Besos

osane dijo...

Todo en esta vida tiene su tiempo.
Cuando alguien está profundamente enamorado, lo que se dice cegado y un fuerte golpe lo baja de la nube, lucha por conservar ese sentimiento, ese ideal, y es como rebotar una y otra vez contra una pared. Se empieza a languidecer, unos días, con pena, otros con rabia, otros con esperanza. Y por fin se ponen los pies en el suelo y nos damos cuenta de que aquella mirada no era tal y como la dibujamos en nuestra mente, que le dio una patada a la magia y nunca nada podrá volver a ser igual.
Nunca nada vuelve a ser lo mismo, porque el amor nace de nosotros, no de lo que nos brindan. Cuando nuestro amor se marchita, nada que nos regalen si esa mirada regresa, vuelve a ser igual, por mucho que le amemos. Nuestra mirada ya observa desde distintos ángulos, imposibilitada de obviar el pasado.
Me ha encantado tu escrito, es simplemente espectacular.
Ojalá todo sea una ficción, que sigas mirando unos ojos que te hagan estremecer todo el cuerpo y no veas en ellos otra cosa que no sea amor.
Un beso.

Ananda Nilayán dijo...

Merce, amiga, cómo desnudas el alma.
También siento cómo me resbalan las penas y las incertidumbres, mis escapes de lo que llegará por mucho que yo no quiera y mis suspiros frustrados por la boca del estómago. Así que te puedes imaginar cómo han llegado tus palabras.

Y como bien dices; tan presente en el ahora (donde deberíamos vivir).
Preciosa imagen para acompañar estos destellos.

Un abrazo y seamos más mariposas que nunca.

juan dijo...

Muy bueno y profundo, un lujo..

Gracias!

Lasosita dijo...

Alejarlar las sombras, no deja de ser un trabajoso quehacer, Merce!


Besiños desde el verano gallego, que quiere prender...

merce dijo...

Querid@s amig@s, es tan agradable asomarse a esta ventana y encontraros, tan cerca, estando tan lejos...es un placer, leeros, escontrarse en esta exquisita sensibilidad compartida, me parece un lujo...

Podría explicaros un poquito más este relato, pero creo que la esencia está en el comentario de Teresa, ahí está.


Mil gracias a todos y cada uno de vosotros.

Abrazos

Runas dijo...

No entiendo muy bien lo que quieres decir en este texto, aunque me atrae y me gusta. Un beso

delfin en libertad dijo...

El amor mas allá de una emoción lo abarca todo, abre montañas, inventa sueños y salidas, se renace en una misma, buscado la luz. Un abrazo.

Marisa dijo...

Esas sombras ya lejanas
no dejan de acudir a la
memoria, pero son tiempos
para quererse y querer.

Palabras salidas de lo más
hondo y que desnudan el alma.

Deseándo darte un abrazo
muy fuerte.¿Quizás mañana?.

Besos Merce.

J.Lorente dijo...

No dejará de haber una mirada dominante mientras haya otra mirada que "se cree" dominada y se rinde hacia el suelo... La mirada debe estar siempre alta, que nadie es dueño de la voluntad de otro.

Bonita reflexión, Merce... Un Besazo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Las sombras son el puñal de nuestros deseos más oscuros, nuestras pusiones mas inconfesables...

Saludos y un abrazo.

fonsilleda dijo...

Me he visto en tus palabras quiza porque en ellas estamos todos o pasamos todos por ese "ahora".
Bicos.

Sir Bran dijo...

Puede que sea tarde... pero a mí me ha llegado a tiempo, y sé que ese calmo recibir tendrá futuros derivados, como habitaciones para dejar que entre el sentir... por sus ventanales abiertos.
Precioso.
Un besiño.

Joy dijo...

Nunca es tarde, querida Merce, para esa transformación tan hermosa:

"amarse para amar", tú lo has dicho, y "poner dulce sentimiento a aquella mirada que casi la mata".

No se puede pedir más... las sombras se disipan porque un@ deja de hacerles caso...

Un beso enorme, guapa

Patricia 333 dijo...

Tengo mucho problema con la coneccion
regreso luego querida amiga ....

DANI dijo...

Sonoros pasos que salen del estómago para recaer en algunos corazones. Así es la vida.

Besos voladores

Manuel dijo...

No hay luces sin sombras...

Tomás Mielke dijo...

esta tarde vi llover, vi como te desnudabas y yo pintaba sobre tu alma aquellas histooias que nos contaron y tú me susurrabas con el pelo el cuento de nuestra vida, ahora, abrazados e inertes nos miramos a los ojos como quién sueña despierto ...
pues así, casi puedo explicarte tu relato como lo he sentido

bs

Mi lista de blogs