martes, 3 de febrero de 2009

Color violeta


Caía la noche, volvía de su trabajo, tranquila, contenta, había sido un día agradable, donde parece que todo se desarrolla en perfecta armonía con el universo.

30 km. Tenía que recorrer para llegar a su casa.

Recitaba algún mantra, tarareaba alguna canción, pensaba lo que haría al día siguiente.

De pronto en un tramo de carretera, poco iluminada, al fijarse en el espejo retrovisor se dio cuenta que no podía ver nada, solo una luz impecablemente blanca, compacta. Los intentos de ver como siempre la carretera que dejaba tras ella fueron nulos, un escalofrío la hizo ser consciente que solo circulaba ella, ningún otro coche a la vista, volvió a mirar temerosa el espejo, solo el blanco amenazante.

Pensó en la posibilidad de un ovni.

Aumentó la velocidad, la mancha blanca corría a su ritmo.

Su coche se paró, se sentía pálida, temblorosa, ya no podía distinguir que era realmente lo que estaba ocurriendo.

Un ser transparente, vestido con telas de seda, comenzó a quitarle la ropa. Aparecieron otros seres similares a este. Estaba aturdida, pero no se resistía, no sentía miedo, de ellos emanaba una sensación agradable, una calidez que pocas veces había sentido en su vida, pero sí reconocía como algo cercano.

Se dejó hacer. El mas alto la cogió en sus brazos transparentes, caminó un rato, llegaron a una inmensa fachada de luz, cruzaron una gran puerta. Ante ellos, el suelo cubierto de pétalos, dispuestos en círculos, cada uno de un color diferente.

Con mucho cuidado, el ser alto, la dejó tumbada sobre los pétalos violeta y cogió en sus manos un cuenco con un liquido, lo vertió sobre su cabeza, este desapareció de inmediato hasta el centro de su cerebro.

Alguien hizo una señal, de forma muy suave, su cuerpo se elevó para pasar al circulo siguiente, de color añil, sintió la humedad del color en su frente y dejó de pensar.

Ahora el color azul resbalaba, mezclado con hermosas palabras dentro de su garganta.

Sobre el circulo de pétalos verde, un ser inclinado sobre ella, dejaba caer pétalos sobre su pecho, a medida que rozaban su piel, se convertían en liquido que bañaba el centro de su corazón.

Flores diminutas adornaban la zona del plexo solar, y un profundo suspiro cautivó el espacio.

Su vientre cubierto por hermosos pétalos de color naranja, llevaban memoria a su cerebro, la capacidad de crear.

Desde el pubis hasta los pies, rosas rojas.

No entendía nada, no sabía que pasaría cuando acabase todo este ritual, si reconocía que una sensación nueva, estaba comenzando a formar parte de si misma, se quedó profundamente dormida.

Cuando despertó, el sol lucía bien alto, ella dentro del coche, aparcado a un lado de la carretera.

En sus ojos todavía la visión de un baño de mil colores, en su alma una profunda certeza.

21 comentarios:

Marisa dijo...

Una historia de extraterrestres
que desprende paz.
Narrada con extremada sensibilidad Merce,como todo lo tuyo.
Un abrazo.

Lasosita dijo...

Imágenes tan hermosas, entre sensuales y soñadoras...

Hay un poema escrito dentro, sabes?

Un saludo, Merce!!

sonoio dijo...

aunque viajo en plato volador, no fui yo, pero me hubiese gustadoser todos esos seres de tu relato, saludos

sonoio dijo...

"violeta es el color de tu flash..."
luis alberto spinetta, grand maestre del rock argentino

Apologética dijo...

buen color...

merce dijo...

Marisa, tus palabras son muy agradables....!!! Un abrazo grande.

merce dijo...

Lasosita, gracias por encontrar dentro el poema...Un abrazo de mil colores.

merce dijo...

Sonoio, esos seres son transparentes...será por eso que gustan. Un abrazo.

merce dijo...

Apologetica, el violeta, si, es un buen color...y el azul, el verde, el naranja, el rojo... todos son necesarios... para dar forma al arco iris. Un saludo

Elen dijo...

precioso relato.
La verdad es que te había visitado ya alguna que otra vez, desde el blog de Lasosita. Vendré más a menudo con tu permiso.
Un beso verde esperanza.

LOBITO dijo...

Que hermosa historia de extraterrestres... delicada y etérea. Me ha gustado.
Volveré.

Un abrazo.

merce dijo...

Elen me alegro que te haya gustado el relato. Gracias por leerme y bienvenida !!! Un abrazo.

merce dijo...

Lobito bienvenida,estoy encantada
con tu visita...
Un abrazo.

Sibyla dijo...

Hola Merce!

Gracias a que djaste tu huella en mi blog, llegué hasta tu espacio!

Creo que a es toda una experiencia, tener ese tipo de encuentros en la 3ª fase!

El color violeta es mi favorito.

Besos y hasta pronto:)

merce dijo...

Bienvenida Sybila, un placer, que me visites. Un beso.

Nokenicus dijo...

Hola, pasando a saludar y tambien para invitarte a que pases y veas mi blog a ver si encuentras algo de tu agrado y si te gusta intercambiemos enlaces, una suerte de fucionar dendritas o algo asi diria yo,je.
Saludos y hasta la proxima.

Walter Portilla dijo...

Hola Merce, vengo agradecido por tus señales de vida en mi blog, y a leerte.

Todo era transparente, menos los pétalos y los colores. Aparentemente, las intenciones fueron transparentes; por eso su despertar con sol y con arco iris, con felicidad y renovación.
Mi abrazo fuerte Marce y mi seguimiento.

merce dijo...

Nokenicus, bienvenido, pasaré a ver tu blog. Un abrazo.

merce dijo...

Walter portilla, bienvenido, gracias por leerme y por tu promesa de visitarme.

Todo transparente, menos los pétalos y los colores...arco iris, renovación... sí.

Ah!!! si puedes envíame mas datos del libro que escribió tu amigo de - escorpio-

Un abrazo grande.

Ananda Nilayan dijo...

Experiencia iniciática, colores simbólicos... misterios abiertos a la imaginación de leer entre líneas. Interesante. Besitos!!!

Alosia dijo...

¡Que bonito relato del despertar iniciatico del descubrimiento de los chakras!
Me ha encantado.
Saludos. Alosia

Mi lista de blogs