jueves, 23 de julio de 2009

La mesura de las palabras


El goce secreto

resbala la tarde.

Palpita la espera

auyentando sombras,

bebiendo poemas.

28 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Hermoso beber los poemas en tu espacio..

Excelente como siempre

Saludos fraternos con cariño
un abrazo

SeaSirens dijo...

Los secretos, las esperas...conocidas pero en la sombra de una tarde estival...
Solo te han hecho falta cuatro líneas para mostrar tu enorme virtud para transmitirme tanto...

Eres inmejorable Merce.

Un beso enorme!

Rosario dijo...

No se que puedo escribir delante de tanta belleza.
Hermoso
UN besito Rosario

Elen dijo...

cuantos días encerrados en tus letras!!
Cuantos momentos vividos al compás de una espera palpitante!!
Magnífico... para no variar!
Un besote grande, Merce.

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

hermoso, la mesura justa del derroche de letras...

anna dijo...

Si la bebida consiste en ello, quiero emborracharme !!!

Preciosa entrada.

Un beso guapa

TORO SALVAJE dijo...

Un goce divino.
Delicioso.

Besos.

Ananda Nilayan dijo...

Qué placidez desprende tu poema, Merce... Beso fuerte.

Albino dijo...

Me he bebido tu poema de un solo trago y no es por sus pocas palabras, sino por el placer de saborearlo completo.
No se puede decir más con menos.
Tengo que aprender, aunque lo mio no es la poesia.
Un beso

Lasosita dijo...

Las esperas se alimentan de los poemas...

Hermosa composición, para perderse en dos frases y evocar miles de sentimientos y sensaciones, Merce!

Me supo a poco...

Biquiños, poetisa!!

De cenizas dijo...

Elixir de la idea, de la emoción...la palabra.
Conceptual e intenso.

besos

fonsilleda dijo...

Hermoso. Gracias por la visita.
Procuraré volver

Marisa dijo...

Las esperas
Las esperas,
las sombras,
bebiendo poemas.

No se puede decir
más en tan pocas
palabras.

Es una delicia leerte.

Biquiños.

Sir Bran dijo...

Así... como se asoma una tarde tranquila, se me antojan tus palabras... hijas de occidente.
Tú dices que pueden calmar la sed, y no sé...
a mí me la causan.
Pero no he venido a discrepar, no.
Me es muy dócil leerte, y me hace cosquillas entre los pliegues del sentir...
y encima te has hecho acompañar de una rosa monocroma, que con su presencia no hace más que potenciar el ritmo cadente de tus palabras.
Te confieso que yo no me los bebería...
Si tu metáfora ha podido licuarlos (y sé que podría hacer cualquier elemento con ellos), creo que los usaría para regar una rosa como esa de la fotografía.
Ya ves que a veces me siento anexado a intentar que la belleza perdure.
Gracias por hacerme procurador de vida.
Un beso (ahora mucho más beso).

serpai dijo...

que tarde....¡¡¡¡ no me cuentes....!! dejame imaginar,,..¡¡¡SERGIO

Angus dijo...

Bellísimo.

DIAVOLO dijo...

Qué bonito es ahuyentar sombras y beber poemas...

Con tu permiso, me quedo vagando entre tus letras.

Un besito.

Meiguiña dijo...

Realmente hermoso.

Biquiños

He dejado algo para ti en mi rincon.

Carver dijo...

Hermoso poema.

Besos

maruxiña dijo...

En que poquitas palabras expresas tantos sentimientos.

Precioso

Biquiños

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog el tuyo.

Saludos.

Sakkarah dijo...

Precioso y lleno de misterio...

Un beso, hay algo para ti en mi blog.

Meiguiña dijo...

Pasa por donde tu sabes, hay algo para ti.

biquiños

Cesc Ginesta dijo...

"dar que pensar" con tanta brevedad es increíble.....

Muchas gracias por compartirlo.

Cesc

Walter Portilla dijo...

Sí me gustó, y mucho! una metáfora muy sugerente y delciciosa, además, cada verso tiene 6 sílabas, no sé si fue tu intención o no hacerlo así y te ha precioso.
Un beso querida Merce, regreso de mi invierno a tratar de recuperar lozanías dentro de la lectura y la escritura. Un beso y un abrazo enormes.

Yaiza dijo...

Hola Merce, vengo a conocerte, gracias por tu visita en mi alma.
Me ha gustado el traguito de poema que me he bebido, me ha sabido a mucho.
En pocas palabras has transmitido mucho.

Besos.

Emilio dijo...

Una brevedad intensa y con arte.

Como dice Walter, todos los versos son hexasílabos y todos excepto el cuarto acentúan la segunda sílaba (y la quinta al ser llanas todas las palabras finales de cada verso) lo que le da un ritmo de lectura inmejorable.

En el verso libre no se suele cuidar ni métrica ni acentuación (eso se deja para el verso clásico) sin embargo en cualquier poema aunque sea libre si tratamos de acentuar el mayor número de versos en las mismas sílabas hace que su lectura sea mucho más rítmica y entonada.

Un saludo.

delfin en libertad dijo...

Que hermoso escribes, corto pero abarca un mundo...muy hermoso. Te llevo para mi blog, para no perderme de leerte. Un abrazo.

Mi lista de blogs